top of page
  • Foto del escritorFer

¡Fiesta sobre ruedas!

¡Hola nómadas! ¡Ahora fuimos a la inauguración del Party Bus! Déjenme contarles sobre una divertidísima fiesta sobre ruedas.



El Party Bus es hermano del City Tour, el tour que te lleva a conocer la historia y lugares importantes de Cancún en un camión de vista panorámica. Ahora, este camión, lleno de cultura y datos interesantes de día, se convierte en una mini disco en la noche, que se centra únicamente en diversión para adultos.


El tour tiene distintos puntos de encuentro. Nosotros lo tomamos a las 7:05 pm en Puerto Cancún. Fuimos Tote, Cam, Alexis, José Luis, Del, Ara, Pao y yo. El camión llegó super puntual, y solo faltaba un pick up más (en el centro), antes de comenzar la fiesta. Ya con todos abordo, comenzó rápidamente la primera dinámica: Hacer un amigo. Como bien dijo Arturo (nuestro GRAN animador): tiene que haber alguien que sepa que ya no estás en caso de que te deje el camión (jaja).




Aunque no soy la persona más sociable del mundo y por ende no fui fan de este ejercicio, la verdad es que sí se notó la diferencia en el ambiente DE INMEDIATO, en un momento cada quien en su rollo y al otro ya todos los que estábamos en el camión éramos amigos. Y con esto comenzó la fiesta. Música, bebidas, amigos, globos y más concursos.


No quiero spoilear los concursos, pero platicaré sobre mi vergonzosa y agridulce experiencia.


Éramos 3 mujeres en un concurso era de tomar cerveza, y mi mente solo estaba diciendo trágame tierra. No soy competitiva, ni me gusta estar en el foco de atención… La cerveza sí me gusta, pero jamás he participado en concursos de antros. En fin, empieza el concurso y pues con la adrenalina dices ¡vamos con todo! pero unos tragos después, mi cuerpecito dijo STOP. Me detuve, pensando en que alguna de las otras dos chavas ya habría ganado, y al ver que también hicieron pausa, un pensamiento diabólico dijo ¡VAS! ¡AÚN PUEDES GANAR! Así que ignorando a mi sabio cuerpecito que claramente me había dicho detente, volví a tomar aire para acabarme esa bebida antes que nadie. Muy cerca del final, mi cuerpo, ya casi a gritos, me decía STOP, STOP, STOP. Pero apagué la alarma y me lo terminé: ¡GANÉ! ¡WOW! ¡Por primera vez gané un concurso!



El sabor a éxito me duró… 10 segundos. Así como entregué el vaso victoriosamente vacío, me hice a un lado sintiendo como la sangre desaparecía de mi cara, y mi estómago decía “No mi ciela, no voy a retener esto”.




No sé si porque fuera cerveza, o porque el vaso tenía popote, y quizá fue el gas… pero alguien me pasó un recipiente y así como la cerveza entró, así de rápido salió. ¡Qué oso! Todavía pensé, me van a quitar mi campeonato, ya no cuenta. Pero todos en el camión, incluyendo a todos mis nuevos amigos, me echaron porras, y para nada me hicieron sentir tan humillada como en mis pensamientos parecía estar. Dios, me pongo roja solo de acordarme. Pero aprendí la lección, ¡siempre escucha a tu cuerpo! Escogí el peor lugar para empezar a tener espíritu competitivo.



En fin, después de este trago amargo, hicimos la primera parada: Plaza la Fiesta. Una parada para comprar cositas o ir al baño.


Después de esa parada siguió la fiesta por la zona hotelera. Está padre porque la gente que está afuera del camión te voltea a ver y te van saludando, así que ¡todos éramos como celebridades! En algún momento dejamos de saludar y ya solo gritábamos como locos, ¡no parábamos de reír!


Tote, Alexis y Pao hasta participaron en la maquinita de tortura (¡toques!) y Dios, llegaron hasta lo máximo que había ¡OMG! Ya me imagino ahora mi corazón diciendo, “No mi ciela, así ya no sigo latiendo”.


Después hicimos otra parada en el letrero del mirador, en donde estuvimos un ratito y nos sacamos una foto del grupo. Paramos en Plaza Kukulkan para ir al baño, y ya de ahí nos seguimos con la fiesta hasta llegar de nuevo a Puerto Cancún a las 10 pm, nuestro punto de inicio.


La verdad es que disfrutamos bastante esta actividad, está perfecta salir un rato y ya sea que decidas continuar la fiesta (te puedes bajar en la zona de antros o en donde quieras!), o irte a descansar, está lo máximo para tomar unos drinks, bailar, ver las luces de la ciudad y de la zona hotelera y hacer buenos amigos.


Gracias al DJ, los chavos que sirven las bebidas, la animación, chofer, a todos, muchas gracias, ¡el servicio fue maravilloso!






26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page